• Hildelisa Beltrán

Irene Azuela: “Las mujeres ya estamos cambiando el mundo, desde hace muchos años”



“Cada vez más estamos dejando a un lado estos modelos que poco nos representan y que poco tienen que ver con las mujeres de adeveras


Nuestra espectacular portada de marzo es nada más y nada menos que con Irene Azuela, nos moríamos por tenerla con nosotras desde el día uno y porfín lo logramos.


Hildelisa: ¿Qué le dirías a la Irene de 17 años?

Irene: ¡Wow! Le diría que no tuviera miedo de decidir estudiar teatro porque iba a encontrar una carrera llena de satisfacciones y de gente increíble y ¡uff! que se disfrutara más, que dejara de juzgarse tanto y de criticarse tanto. Con la edad he aprendido a suavizarlo y sí me hubiera gustado que de chava me lo hubieran dicho más, porque digamos que está en mi naturaleza ser como muy dura conmigo misma, pero antes, era mucho más. Entonces creo que me diría también que me suavizara, que me tratara con mucha más empatía, buenaondés. Eso.


H: ¿Siempre supiste que quieres ser actriz?, ¿cuál fue tu historia? ¿cómo fue?:

I:Cuando estaba en la prepa me metí a los grupos que habían de teatro. Había en mi escuela un grupo especialmente de teatro musical, que era súper increíble porque hacían unas producciones realmente buenas. No eran producciones escolares, eran de muy buen nivel y tenías que hacer audición para entrar y había todo un proceso de selección para ser parte del elenco de la obra anual. Y a mí desde siempre me llamó la atención, me gustaba mucho bailar, me gustaba mucho cantar, pero no identificaba que la actuación también me podía gustar, es decir, era como que venía en el paquete; a mí me gustaba el escenario, bailar cantar, poner coreografías y tal, pero no había identificado que el arte de la actuación también me gustaba mucho.


Y así estuve los tres años de prepa y cuando salí, yo veía que todos mis compañeros estaban super claros en lo que querían hacer, estaban presentando exámenes para las universidades y yo decía: “Madres, no tengo idea de a qué me voy a dedicar. No tengo idea”. Y entonces me di un año como para poder encontrar eso y tomar una decisión.


Ese año vi mucho teatro dramático. O sea, mis papás y mi abuelo, el papá de mi papá siempre me llevo al teatro, le gustaba mucho hacer esa actividad conmigo. Pero no fue hasta que salí de la prepa que empecé a ver mucho más teatro dramático y ahí fue cuando dije “¡wow, pero si esto es lo que a mí me gusta! Yo quiero estar ahí.” Entonces ya después de ese año de consumir y ver mucho teatro dramático, fue que tomé la decisión.


Claro no era una decisión fácil porque los de mi alrededor iban para abogados, comunicólogos... ¡qué se yo! Entonces el hecho de que yo quisiera estudiar teatro era como que en ese momento fuera de lo común; al menos en el círculo en el que yo estaba. Sin embargo, cuando tomé la decisión fue como “claro es esto” y no me arrepentí en ningún momento.


H: ¿Te apoyaron tus papás desde el principio?

I: Sí, los dos fueron súper apoyadores. Mi papá es académico e investigador, es un estudioso y me decía: “Okay, muy bien, me encanta que quieras estudiar teatro, pero, ¿por qué no también te pones a estudiar idiomas? Para que a la par de la carrera de teatro, también vayas aprendiendo uno, dos, tres idiomas ¿cómo verías? “. Y yo le decía “Papá, pues sí me gusta tu plan, pero resulta que esta también es una carrera de tiempo completo" y a la fecha nos reímos muchísimo. Y mi mamá también, super apoyadora. La verdad es que sí en ese sentido no batallé para nada.


H: Estudiaste 4 años artes dramáticas y te graduaste, ¿cuándo empiezas a trabajar?, ¿cuándo fue tu primera oportunidad?

I: No, en realidad fue al revés. Yo nací en Londres, un poco por casualidad; mis papás estaban estudiando allá y entonces ahí nací. Estuve un par de años en Londres y nos regresamos después a México y mis hermanos nacieron acá.


Pero entonces resulta que cuando yo estoy en la prepa, digo “ah, pues creo que puedo ir a sacar mi nacionalidad británica” Y cuando decido estudiar teatro, voy a sacar mi pasaporte inglés y digo “pues es ahí donde tengo que estudiar”. Pero las fechas de inscripciones se me habían pasado. Se me habían pasado para México, se me habían pasado para Londres. Y un día recibo una llamada que a la fecha no sé cómo sucedió eso, pero, recibo una llamada de Teleivsión Azteca para decirme que si no quiero ser parte de la generación que está a punto de arrancar. Y entonces yo decía “sí me gusta la idea, pero no me gusta porque no me quiero dedicar únicamente a la televisión, pero voy a ver”. Y fui a conocer la escuela y conocí a los maestros que había y tal y me hicieron una prueba y al final decidí quedarme.


Entonces estudié ahí un año, en la escuela de Televisión Azteca y luego me empezaron a llamar para trabajar y antes de seguir en el tren del trabajo fácil digamos, me fui a Inglaterra y era lo que te decía. Entonces ahí hice un posgrado y estuve tres años más y regresé y ¡a darle!



H: Empezaste con cine, con televisión y desde ahí ¿siempre supiste que querías hacer cine, o que querías hacer las tres cosas, estabas abierta?

I: La verdad me tardé en llegar al cine, o sea, hice muchísimos castings antes de quedarme en la primer película que hice; me costó trabajo y a diferencia del teatro, sí era una industria que yo no conocía. Sobre todo, en el teatro me sentía muy bien, era un espacio que me era muy familiar, me gustaba y entendía la metodología del trabajo, pero en el cine no. Lo increíble fue que una vez que entré al cine, no dejé de hacer películas. También fue muy bonito entender que todo tiene su momento, ¿no? Que las cosas que son para ti, pues van a ser para ti.


H: Irene ¿te consideras feminista?

I: Bueno, en este país en el que suceden tantas muertes a diario por únicamente ser mujer, yo creo que si no lo eres, estás siendo parte de ese problema. Claro que me considero feminista en el sentido de que el feminismo en este país se da a partir de cientos y miles y miles de muertes únicamente por ser mujer.


Entonces a mí me conmueve muchísimo y me emociona muchísimo lo que está sucediendo hoy en día en este país. Me parece que es uno de los movimientos más poderosos y más legítimos que han surgido. Y te tengo que decir que yo he aprendido muchísimo de todo este movimiento y de la energía que traen las chavas más chavas. Es decir, lo que ellas están logrando hacer a sus 20 años yo no lo lograba ver, la verdad. En ese sentido creo que he crecido y he ido quitándome ciertas capas que me han permitido poder ver con mucha más claridad lo que sucede en nuestro día a día, en las dinámicas que tenemos con la gente que nos rodea, en el ámbito laboral y por supuesto la problemática tragiquísima de los feminicidios. Entonces, por supuesto que la respuesta es sí.


H: ¿Y cómo lo vives desde dónde estás? O sea ¿tú cómo vives el feminismo día a día? Y te lo pregunto porque me gustaría saber, desde tu punto de vista ¿qué crees que nosotras debamos de hacer para, apoyar el movimiento desde dónde estamos y también ser más sororas, cómo apoyarnos entre nosotras?

I:Pues yo te diría que lo primero sería informarte, ponerte a leer a las feministas nuevas y a las feministas que llevan haciendo un trabajo de investigación de hace muchos años. Me parece que es importante saber de qué se trata todo esto para poder entrar en una discusión, en una conversación. Luego a mí me pasa, tener una hija me ayuda a focalizar ciertas cosas en donde creo que tengo que estar muy presente y tengo que poner mucha más atención: informarme, leer, por supuesto y escuchar lo que está pasando hoy en día.


H: Tú tienes una hija y pues es chiquita, pero desde ya la estás formando. ¿Qué valores crees que es importante que todas las mujeres fomentemos o intentemos mejorar entre nosotras?, ¿cómo tú ves a las mujeres mexicanas ahorita y qué crees que nos falta? o ¿qué te gustaría que tuviéramos más trabajado y que te gustaría inculcárselo a

tu hija también?

I:Algo que a mí me gusta inculcarle a mi hija es la determinación, el trabajo, quizá la empatía y la inteligencia antes que otra cosa. De pronto pasa con los niños y sobre todo con las niñas, que cuando un adulto se acerca a saludar a una niña siempre hay un comentario de cómo se ve, del vestido que trae puesto, de si está peinada o despeinada, si tiene los ojos grandes o chiquitos; “¡ay qué linda!”, siempre hay un “¡ay qué linda!”, “¡ay, pero mira qué pestañas!”, ¿no? Y eso yo creo que se nos da mucho en este país. Y no es que sea algo francamente negativo. Los mexicanos siempre estamos intentando ser cariñosos, queriendo ser familiares, queriendo resaltar algo que vemos en alguien más que nos gusta, pero sí creo que las niñas crecen con esta cosa de que “como soy niña me tengo que ver bonita”.


También lo ves en los regalos, por ejemplo, hay países en los que los papás y las mamás te preguntan “¿oye, está bien que le regale esto?”, antes de regalárselo al chamaco y tú ya decides qué onda. Pero sí, de repente te das cuenta de que hay más pintauñas que libros en los regalos. O que si es una niña entonces le voy a dar un vestido de princesa en lugar de una espada. Hay cosas que parece que podrían ser menores, pero que nos van determinando en nuestra vida. Entonces estoy tratando de ser muy puntual en eso.


H: Me puse chinita, porque ¡es cierto eso que dices! Tú y yo somos casi de la misma edad y yo me acuerdo de chiquita, lo primero era “es que ¡ay qué ojos!”, o “qué bonito tu vestidito" y yo siempre tuve inquietudes diferentes. Bien chistoso porque siempre me gustó la belleza, pero yo quería crear, ahorita lo entiendo y era un poco como quien quería pintar o como quien quería escribir; yo quería crear, quería hacer peinados y siempre mis papás lo vieron y lo supieron manejar bien y aquí estoy, pero soy periodista y ¿qué crees?, me dedico a belleza.


Pero al final yo, aunque aún no tengo hijes, creo que lo que estás diciendo es bien poderoso y creo que aunque nuestras mamás ya nos marcaron en otras cosas, como ir a la universidad y todas esas nuevas cosas que ellas nos abrieron el camino, me emociona mucho ver que nuestra generación realmente le está abriendo el camino a las niñas en este discurso de que “sí puedes ser lo que quieras ser, pero pues hay que trabajar duro”.


I: ¡Absolutamente! A mí me encanta seguir a chavas de 20 en sus redes porque traen un rollo muy bonito de aceptar tu cuerpo, aceptar quién eres, no pretender que eres otra persona. Sobre todo el tema corporal me parece muy bonito, porque como que cada vez más estamos dejando estos modelos que poco nos representan, que poco tienen que ver con las mujeres de “adeveras”. Y eso está padre y creo que desde el lugar donde tú trabajas hay que reforzarlo muchísimo.

H: Esa es totalmente nuestra prioridad. Por eso el lema de Beautyjunkies “Bonita Inside Out”. Porque de nada te sirve pintarte los labios, pintarte el pelo, comprarte los tacones más caros, si al final por dentro estás hueca. Somos el reflejo de quien somos por dentro; entonces de nada te sirve adornarte por afuera si no te nutres por dentro. Eso es lo más importante de Beautyjunkies.


H:Ahora, un libro que te marcó Irene, un libro que recuerdes que marcó tu vida. Seguramente hay mil.

I: Estoy pensando en unos libros que leía de niña que se llamaban “Escoge tu propia aventura” y era increíble porque como que te daban opciones y entonces tú decías “okay ahorita me voy a ir por esta opción” y terminaba el libro de una manera; “a ver, quiero seguir esta otra opción, entonces vete a la página 31” ¡Y eso me encantaba! Me encantaba el poder decidir yo dónde iba a terminar la historia. ¡Ufale! ¿Por quién empezar? Aura me sorprendió muchísimo, me shockeó. Una autora que me gusta mucho es Clarisse Spektor; soy fan de las ediciones de Sexto Piso, tiene unos autores muy especiales, la verdad. Acabo de leer uno muy duro y muy bruutal que se llama Casas Vacías de una escritora mexicana.



H: ¿Para ti qué es el éxito y cuál consideras tú que es la clave para lograrlo?, ¿qué consideras que es el éxito?

I:Yo creo que la idea del éxito nos ha hecho mucho daño. Las civilizaciones modernas vivimos con esta idea de que tenemos que conseguir el éxito a fuerza de lo que sea. Y entiendo el éxito hoy a mis 41 años como un lugar de bienestar, un lugar en el que sé quién soy, sé reconocer lo que me gusta, lo que no me gusta, hacia dónde quiero ir y construir aquello que va con mis ideales.


Me encanta mi trabajo, me fascina. Creo que nunca podría dejar de hacerlo; me da muchísimas satisfacciones y me enseña constantemente, pero hoy en día, mi familia es el sustento de mi vida. Y yo para nada estoy diciendo que la familia sea igual a éxito, no es un formato que le venga bien a todos, no es para todos. Pero yo he encontrado ahí un lugar en donde me siento bien, en donde crezco y llevándolo de la mano con el trabajo, la verdad es que se ha sentido muy bien.

Entonces más allá de pensar en el éxito como: alcanzar cosas, tener cosas, como recibir premios o reconocimientos, lo entiendo como un bienestar del que yo procuro hacerme cargo.


H:Y justo hablando de ese tema ¿cómo defines el autocuidado?, ¿qué te hace sentir bien?, ¿cómo te cuidas?

I: El autocuidado yo creo que tendría que empezar por la alimentación, la verdad. Yo no era nada clavada de la alimentación y tampoco es que lo sea hoy en día, pero me gusta mucho comer bien. En algún momento mi cuerpo entendió que cuando como nutritivamente me siento mucho mejor que cuando no. Entonces me gusta ponerle atención a eso y en mi casa es algo que hacemos bastante. Para mí, el mega lujo de la vida es poder darte un baño en tina sin límite de tiempo; para mi la tina y las sales de Epson son alegría instantánea y bienestar instantáneo, eso me gusta mucho. ¿Cómo me cuido? Pues juntándome con la gente que me hace sentir bien, con la que me río, con la que crezco, con la que me divierto. Así también siento que me cuido.



H: Oye, ¿una mujer que admires y por qué?

I:Acabo de tomar un curso con una escritora argentina que se llama Tamara Tanenbaum que es una mujer brillante, es una chava, debe de tener muchos menos años que yo, debe estar en sus treintas, 35 y es una mujer brillante, con las ideas absolutamente claras. Ella no solo escribe, sino que da clases cómo el curso que acabo de tomar yo con ella y de estas intelectuales que tienen el placer de compartir el conocimiento contigo. Eso me parece increíble.


Otra mujer que admire, pues la verdad a mi mamá la admiro muchísimo. Es una mujer que ¡no para! Ahora en la pandemia le ha costado mucho trabajo no viajar, porque es uno de sus grandes placeres y talentos. Ella es una aventurera; ella no se va de viaje, se va de expediciones. Es una mujer que siempre ha sabido combinar muy bien su vida laboral con su vida familiar, siempre estuvo muy presente con nosotros, sin dejar a un lado lo que a ella le gustaba hacer y bueno, le gusta hacer y sigue haciendo. Es ilustradora de cuentos infantiles y siempre ha sabido encontrar un balance entre sus deseos, sus inquietudes, su vida familiar y su vida laboral y eso me parece muy lindo.


H: Eres la portada de marzo y marzo es el mes internacional de la mujer, que debería ser todo el año, pero bueno, se dice que es marzo ¿crees que las mujeres vamos a cambiar el mundo? Y si lo vamos a cambiar ¿cómo crees que lo vamos a cambiar?

I:Yo creo que lo estamos cambiando. Yo creo que llevamos muchos años haciéndolo y creo que la verdad es uno de los movimientos más poderosos, como te decía hace rato, yo veo que está sucediendo a nivel mundial. Está habiendo una empatía y unas ganas de cambiar las cosas que no nos gustan, se están viendo concretamente. Lo que a mi más me conmueve y me emociona de todo esto es que el feminismo de hoy en día no es un feminismo que se queda en los libros, no es un feminismo que se queda en las aulas, no es un feminismo que solo se quede en la sobremesa. Están sucediendo cada día acciones para que los cambios sucedan.


H: Y dentro de todo esto ¿un sueño que te falte por logar? Tipo has cumplido muchísimos; tu carrera, es decir, eres una de las actrices, no me gusta decir “más importantes” porque creo que todas, dentro de lo que estamos haciendo lo estamos haciendo muy bien, pero sí creo que te has ganado un lugar bien importante en el sentido de que, además de ser muy buena actriz, eres muy congruente. Lo que dices con lo que haces, más que lo que dices, lo que haces, con los papeles que eliges y eso está bien chido la verdad, pero me encantaría saber qué sueño te falta por lograr, ¿a lo mejor profesional y que no lo has hecho o qué tienes ganas de hacer?

I: Nombre Hilde ¡muchísimos, muchísimos! O sea, me falta hacer TODO. A ver, me gustaría cantar, me gustaría hacer un musical. Amo cantar, te digo que fue a través del canto que yo llegué luego al teatro musical y de ahí a la actuación. Entonces me gustaría mucho hacer un musical. También estoy empezando a producir una película para producir en un futuro no muy lejano. Y algo que me llama mucho la atención, pero que me aterra, es escribir. Me gusta mucho escribir y por alguna razón, la agente cerca de mí me dice “ya ponte a escribir”, “¿cuándo vas a aterrizar tu guión?”, “ya cuándo vas a hacer tu no sé qué”. Y yo digo “¿qué es lo que están viendo ellos en mí, que yo no estoy viendo?” O sea, entiendo que tengo un gusto enorme, escribo normalmente, pero creo que hay ahí algo que tengo que explorar y que podría ser interesante.


H: Y bueno, ya hablamos de la belleza interior, que es la más importante, pero Beautyjunkies es una revista de belleza por dentro y por fuera. Así que nos encantaría saber los 5 tips o los 5 productos sin los que no puedes vivir o cosas que haces de belleza para verte guapa y sentirte bien.

I: ¡A ver, empecemos! Lo primero que tendría que decir es “todas las noches me desmaquillo”. Bueno claro, llevamos meses aquí encerrados, cuando he estado aquí en mi casa no me maquillo, pero cuando salgo a trabajar pues casi siempre me maquillan y entonces en las noches, me desmaquillo con aceite de oliva. Y para mí ha sido EL DESCUBRIMIENTO, porque yo tengo la piel muy seca, entonces entre más grasoso el producto mejor y el día que lo hice con aceite de oliva dije “de aquí soy”. Me encanta eso.


Hidratante de cara, todos los que me encuentre: primero para el ojo y después el suero, pero hidratante así: TOOODO LO QUE PUEDA ECHARME. Protector solar, sí o sí. Y ese la verdad me lo tendría que poner todavía más veces de las que me pongo; porque me pongo en la mañana y a media tarde, pero dicen los dermatólogos que te lo tienes que estar poniendo muchísimo más seguido. Sí tendría que hacerlo más, la verdad.


Algo que me hace sentir súper guapa es pintarme las uñas de rojo, así como las traes tú, o sea, siento que las uñas rojas como que ¡PUM, ya! Te ponen en un estado ahí especial ¿no? La boca roja también, me encanta. Y la verdad es que de maquillaje no uso mucho, si tuviera que quedarme con dos, me quedaría con una base y un lipstick rojo. Esos serían como mis favoritos.


H:Perfume, que tengas uno de toda la vida

I: Me encantan los perfumes, pero soy muy especial, o sea, los dulces, es decir, los florales no me gustan nada. Me gustan mucho más frescos, me gustan o amaderados o como más limonosos. Y sí tengo uno que es de la marca Fueguia, que es una marca argentina que yo conocí por una amiga argentina. Y cuando conocí la marca vi uno en particular que es el que siempre uso dije “aquí me quedo”. Además como que la gente ya me reconoce con ése olor; entonces con ese me quedaría.


Ah bueno y el otro día, me regalaron uno exquisito, que, por cierto, no sé dónde comprarlo y te agradecería mucho si tú me puedes decir, que es de Lowe, no sé cómo se llama, pero es como de colorcitos, tiene una tapita roja. También me encantó y me lo quedaría para toda la vida. Pero claro, luego los descontinúan y tienes que andar buscando otras marcas.


H:Ahora sí para cerrar. Tu partcipación en Monarca, que la segunda temporada, de verdad me la eché en un día y casi nunca me pasa; fue un papel increíble, de verdad y estamos esperando con ansias que nos confirmes que va a haber tres.

I: ¡Sí, nosotros también!


H:¿Qué proyectos vienen?, ¿qué estás haciendo?, ¿dónde te vamos a ver?

I:Pues ojalá que venga la tercera pronto, como tú dices, todavía no nos han confirmado, todos estamos ya arañando la paredes porque nos urge que nos digan que ya vamos a empezar.

Estoy filmando una serie que va para Paramount+ y pues ya sabes como son, que nos ponen candaditos por todos lados y no podemos decir nada, pero es una serie increíble, la verdad increíble. Con un equipo que no es sólo mexicano es una co-producción, entonces eso está muy interesante.


Y luego estoy pre-produciendo dos obras de teatro, para cuando se pueda regresar al teatro. Una de ellas es una novela que vamos a pasar al teatro y otra es una obra de teatro inglesa. Pero pues es muchísimo trabajo el que hay que hacer, deja tú antes de montar una obra. Tienes que, en el caso de la primera, adaptar la novela a formato de teatro, después empezar a buscar el dinero con que financiarla, juntar al equipo creativo. Entonces estoy en todo eso. Como que los últimos años me he dado cuenta de que en la producción tengo también un camino que recorrer y ahí estoy y estoy disfrutando muchísimo. Porque además de una pasión también es una oportunidad de involucrarme en los proyectos de otra manera, no solamente como la actriz que la producción emplea para que haga equis papel, sino que, de cierta manera, pues si yo estoy levantando el proyecto entonces yo tengo mucha más posibilidad de decir “oigan, ¿cómo ven si le hablamos a esta persona?”, “¿cómo ven si lo hacemos en este lugar?” y me está gustando muchísimo involucrarme en los proyectos así.



H: Irene, un millón de gracias por esta entrevista, te agradezco tanto el tiempo que nos diste para las fotos como para esta entrevista. Es un honor que hayas sido parte, porque eres una mujer bien fuerte que queremos mucho y que admiramos y que era muy importante oara nosotras que estuvieras.Obviamente cuentas con todo nuestro apoyo siempre y gracias por dejar ver esta Irene que no siempre tenemos la oportunidad de ver y gracias por compartir todo lo que nos compartiste.

I: Nada que agradecer, Hilde. Yo muy feliz; quedé muy feliz con esas fotos, la verdad la pasé muy bien; quedaron chingonsísimas y gracias por siempre invitarme.


H: ¡Siempre! Y estamos en contacto y bueno ya saben hay que seguir a Irene en sus redes, aquí les vamos a dejar todo. Gracias Irene, estamos esperando con ansias Monarca 3, estamos esperando con ansias irte a ver al teatro y pues mil, mil gracias por estar con nosotros y como siempre, arriba las pestañas siempre.

I: ¡Arriba las pestañas!


1.jpg

INSTAGRAM

LO MÁS NUEVO