mediomar
#RUNPAOLARUN: LAS PERIPECIAS DE UNA BEAUTY EN EL MEDIO MARATÓN #MMCDMX
agosto 20, 2015

Por: Paola Cuellar Atilano @ThePCuellar

¡¡Hola Beauties!! Pues con la novedad que no me corrieron con lo de El General y aquí seguimos dando batalla. Hoy quiero platicarles del Medio Maratón de la Ciudad de México.

El Medio Maratón se llevó a cabo el Domingo 26 de Julio, faltaba muy poco para la fecha y yo obviamente no tenía inscripción. No entiendo por que no aprendo y me apunto al momento de que salen las inscripciones si siempre acabo buscando quien me puede dar su número, pero eso es otro boleto. El caso es que mi buena amiga y exroomie Marisol no podría correrlo y me hizo el favor de venderme su inscripción. Espero que las autoridades del deporte de la ciudad de México no estén leyendo este post por que en teoría los números no son transferibles (Marisol, no worries no estoy poniendo tu apellido).

El sábado a primera hora me lancé con mi hermano a la expo hasta el Palacio de los Deportes para recoger nuestros kits de corredores. Si alguna autoridad del deporte en la ciudad de México me esta leyendo por favor reconsideren no hacerlo ahí. Gracias y perdón por lo del número. Ya con los kits listos nos fuimos a descansar para el día siguiente.

Con esto de los entrenamientos pues a una le dan ganas de ir de shopping y que me lanzo entre siesta y siesta a Innova Sport a buscar unos tennis porque los que usaba ya estaban peor que los de Gloria Trevi y todos mordisqueados por Ofelia (mi perrita pug hermosa). Y pues que encuentro unos Asics fosforescentes amarillos y rosas hermosos (Asics Gel Nimbus 17) con 20% de descuento en monedero y no tardo ni 10 minutos en comprármelos (obvio con el 20% que me dieron compre otras cositas más incluyendo mis geles para la carrera).

Asics

Se estarán preguntando por que ando presumiendo mis tenis nuevos. Ahí les va. El domingo bien mona me levanto a las 5am para irme a la carrera, me cambio, bloqueador en la cara y brazos, vaselina en los pies (un must) y cuando me iba a poner mis zapatos viejos (por si no entendieron lo de Gloria Trevi) que me empiezan a hablar estas bellezas pidiéndome a gritos que los estrenara. Soy débil, me los puse. Error de principiante (no lo hagan nunca cuando tocan esas distancias tan largas). Salgo a las 6am bien puntual de mi casa para irme corriendo hasta el angel (me tocaban correr 24-25km por lo que me eche 4 km previos a la carrera) y sentía que volaba con mis zapatitos nuevos.

Llego al ángel con los otros 19,999 corredores y me meto al corral que me correspondía (amo la palabra corral, literal si es un corral pero en lugar de vacas son corredores). Gracias a Dios me encontré a mi hermano, o el me encontró a mi más bien, por lo que estuve con el todo el tiempo hasta que nos tocó salir, es horrible ese momento en el que todo mundo convive con sus amigos y tu estas ahí sin saber que hacer antes de salir.

Y pues bueno, por fin como a las 7:15am salimos de Reforma y nos metemos en Mariano Escobedo para dar vuelta en Masaryk. AMO el nuevo Masaryk. La verdad quedó impresionante y como es nuevo las calles están deli para correr. Cruzamos Masaryk de ida y vuelta y regresamos a Reforma. Aquí empezó lo bueno. Todo Reforma rumbo al auditorio y luego subiendo hasta Monte Líbano. Para los que me están leyendo de Monterrey es como subir todo Gomez Morín rumbo a Chipinque por 3-4 kilometros, osea una reverenda friega. Juro que cuando llegue al retorno para empezar a bajar lo único que quería era un abrazo, yo no se que se traen los organizadores de carreras en el DF porque ya es una guerra entre ellos de quien hace la carrera con la altimetría más pesada.

Y aquí es donde entra la historia de mis hermosos tenis. Ya no aguantaba un minuto más mi planta del pie derecho. Que sentimiento tan horrible. Prometo no volver a hacerlo, no vuelvo a estrenar unos zapatos el día de la carrera. Lo bueno es que ya iba de bajada y no era doble dolor. Como todo lo que sube tiene que bajar, vamos de regreso hacia Reforma de bajadita DE-LI. Mis running bitches (mis amigas corredoras de Monterrey) saben que odio las subidas y siempre voy pensando: “ahí viene el premio, ahí viene el premio”. Esta bajada fue el mejor premio de la historia universal. Para este punto yo ya llevaba 16 kilómetros (recuerden que corrí 4 antes).

Volvimos a llegar a Reforma y la gente ya empezaba a echarse las bolsas de agua sobre la cara y cabeza. Luego me enteré que porque hacía mucho calor, yo siendo fiel a mis raíces regias no sentí tantísimo calor y menos entrando a Chapultepec que con la sombrita se sentía un airecito rico como el de La Rosa de Guadalupe. Ahí terminamos la vuelta y volvimos a salir a Reforma para por fin ya correr a la meta (1 o 2 km más).

Ya esos últimos kilómetros son una delicia porque ya ves la meta y aparte siempre esta lleno de gente echando porras entonces llegas bien motivada a dar el último empujoncito. Yo termine los 21Km en 2 horas 4 minutos (sólo los 21Km no crean que los 25km), nada despreciables para la tortura china que fue.

Y pues ahora si para atrás ni para agarrar vuelito, de aquí puros entrenamientos arriba de 20km. ¡¡Si se puede!! ¿Cómo van ustedes con los suyos?

paola

PS. ¿Quién lo corrió? ¿Qué fue lo que más les gustó? ¿Qué fue lo que nos les gustó? Dejenme sus opiniones y comentarios por aquí, prometo entrar a constestarlos todos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*