IMG_1524-2
#CATLOVESYOGA: Y ASÍ, ¡ME CAMBIO LA VIDA!
mayo 29, 2015

Por: Catalina de León @catlovesyoga

Hace poco alguien me dijo que el Yoga estaba de moda, y pensé en voz alta, que buenísima moda a mi me cayo de perlas. Yoga me encontró en un momento de muchos retos en mi vida. Como no creo en las casualidades esa clase que tuve de yoga hace mas de un año cambio mi vida por completo.

Quien me conoce saben que toda la vida me salía con la mía con el tema de la comida, podía comer lo que se me antojara a cualquier hora del día y mi ropa ni en cuenta. Le entraba a todo durísimo, me encantaba todo lo que estuviera empanizado, el pan, las pastas, la pizza, las papitas con mugrero y por supuesto esa mala alimentación iba de la mano con el consumo de alcohol, cigarros y obvio tremendas desveladas.

Yo creía que ese estilo tan nocivo de vida lo tenia todo el mundo, para mi era normal, no me sentía ni tantito rara con mis hábitos. Me enorgullecía cuando alguien me preguntaba como era posible estaba tan “flaca” sin poner un pie en un gimnasio. Les respondía que era delgada por fortuna y herencia. Pensé que siempre iba a ser así, hasta que mi cuerpo comenzó a pasarme la factura. Los momentos difíciles que les mencioné al principio fueron problemas de salud. Me enferme y por semanas enteras y eternas no me podía recuperar.

Fue cuando me cayo el veinte que mi cuerpo no tenia nutrientes para luchar por lo que estaba pasando. Empecé a analizar mis pésimos hábitos y decidí ponerme un alto. Empezando por mi alacena, tire toda la comida chatarra y lo reemplace por frutas y verduras.
A los pocos días de empezar con mi nueva alimentación comencé a tener mucha energía y fue justo por esos días cuando me tope con uno de esos cupones por una clase de yoga en el mar sobre una tabla de paddle (vivo en California).

 

IMG_0367-1

No se porque me llamo demasiado la atención (recuerden que jamás había movido un dedo) y no se como ese día termine en la clase y en la ultima pose Shavasana sentí que me cambio la vida ¡literal! Acostada sobre la tabla, el mar meciendo mi tabla con su movimiento, el sonido de las gaviotas como fondo, mi corazón expuesto al cielo, mis pies tocado el agua del mar y el sol brillando sobre mi, fue cuando empecé a sentir una luz en mi interior. Una luz tan grande capaz de iluminar mi vida haciendo un giro drástico. Tanto impacto tuvo esa clase en mi que supe en ese preciso instante que esto era lo que yo quería hacer, e invitar a todas las personas a vivir este sentimiento. Esa conexión con tu mente, tu cuerpo, tu espíritu y sobre todo con la naturaleza.

El yoga a -diferencia de lo que mucha gente cree- no es exclusiva para gente flexible, que puede hacer posturas súper difíciles como balancearte sobre tus manos, o pararte de cabeza. El yoga es luz, es conexión, es amor, es confianza, sin competencia, sin prejuicios. No le importa tu pasado, o si haz hecho ejercicio en tu vida, es para todo mundo. Yo creo profundamente que quien quiera, puede experimentar y disfrutar de un gran cambio positivo, si es lo que desea.

Si eres como yo, vas a ver que el Yoga puede cambiar tu vida. Al momento de estar en sintonía con tu respiración y con tu cuerpo te vas conociendo más y vas descubriendo cosas nuevas en ti. Desde los detalles más simples como traer siempre pedicure y divertirte eligiendo colores de barniz (a nadie le gustan los pies mal cuidados) y usar leggins de yoga con prints padres, o embarrarte de aceititos de aromaterapia hasta cosas mas atrevidas como usar tu sport bra favorito a la hora de la clase. ¡Liberador! Jajaja.

IMG_0446-1

 

Todas estas cositas que parecen simples en realidad son muy importantes porque te hacen sentir mujer, y te regresa una seguridad en ti misma impresionante que quizás siempre has tenido por dentro y no la conocías. Todo esto va de la mano de tu femineidad y hace que quieras consentirte más, cuidarte más y sobre todo AMARTE más. Es un efecto domino: “Al ir a clases de yoga me procuro a mi misma, me quiero sentir bien, pienso dos veces antes de hacerme daño con alimentos que no me nutren, me quiero seguir sintiendo bien entonces pienso dos veces antes de quedarme en el antro hasta las 5 de la mañana, etc.” Obviamente se vale salir, se vale comer delicioso, echarte tus copitas, todo en balance esta bien, el exceso es el que esta OUT! Ya que encuentras este sentimiento de paz y bienestar que los clavados llamamos ZEN jajá, es muy adictivo, ¡vas a querer más!

Otro beneficio para las noctambulas es que van a dormir como nunca lo han hecho en tu vida, ¡dile adiós al insomnio! Si buscas un cambio real en tu estilo de vida, quieres sentirte mejor, por aquí hay un caminito. Yo les iré platicando que ha pasado con mi experiencia después de aquella primera clase. Les prometo que me sigo sintiendo como un bebe recién nacido con el yoga, todo lo que me falta por descubrir es inmenso, no te lo acabas. Por eso a mi me fascina, siempre hay algo que aprender y quienes ya lo experimentamos queremos contagiar y ayudarte a encender esta luz que reside dentro de nosotros. Dejen en la sección de comments todas sus inquietudes, que temas en especifico les interesa que toquemos, si tienen preguntas también. Estoy feliz de comenzar esta nueva aventura con ustedes, beauties. Namaste!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*